Meditacion y mindfulness

El Poder de las Palabras

by

Nota: En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides comprar alguno de esos productos siguiendo el enlace en esta página, me llevaré una comisión y estarás ayudando a mantener este blog. ¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Dice Jack Kornfield que las palabras que elegimos para comunicarnos definen nuestra experiencia de la realidad.

Dicho así supongo que parece un poco fuerte, ¿no? Al fin y al cabo, las palabras son sólo palabras. ¿Qué más dará decir una u otra para expresar lo mismo?

En mi experiencia mucho

Siempre he dicho muchas palabrotas. Supongo que es un poco raro, teniendo en cuenta que escribo sobre meditación… pero es así.

No sólo eso, estaba bastante orgullosa de la variedad y calidad de los insultos que conocía.

Pero claro, luego tuve hijos. Y cuando el mayor, al empezar a hablar, soltó una palabrota porque me la había escuchado a mí, entendí lo que la gente quería decir con que los niños copian todo lo que ven.

El cambio

Entendí que debía dejar de decirlas, claro. Y descubrí dos cosas:

  • Que es dificilísimo cambiar un hábito (pero para eso está la meditación).
  • Que, sólo con dejar de decir palabrotas, mi nivel de ira descendía muchísimo.

Cuando estoy muy enfadada (o cansada, o no tengo ganas de pararme a prestar atención a la historia que cuenta mi cabeza) y suelto una palabrota, inmediatamente noto cómo mi cuerpo se tensa y una bola de fuego empieza a crecer en mi garganta.

Es como desatar al dragón que llevo dentro.

Cómo usamos el lenguaje

Una vez leí que, en los idiomas donde existe un tiempo verbal futuro, la gente ahorra menos.

Por ejemplo, si dices; Cuando me jubile necesitaré una pensión.

Al usar el futuro de necesitar, tu mente interpreta que «todavía» no lo necesitas, así que para qué ahorrar ahora, cuando un nuevo móvil es mucho más útil.

Pero en los idiomas que no tienen un tiempo verbal para hablar del futuro (como el Chino- y aquí me fío de lo que me digan, porque no tengo ni idea de Chino, la verdad), la frase sería algo así como; Cuando me jubile «necesito» una pensión.

Y, la mente piensa; ¿¡Qué!? ¿Necesitamos dinero? ¿Ya? Pues ahorra, hombre, que el móvil del año pasado aguanta otros tres o cuatro años más.

Datos y más datos

Las estadísticas que te voy a dar son del inglés, así que imagino que difieren en algo para nosotros. Pero creo que son suficientemente significativas como para nombrarlas.

Como te decía, el inglés tiene alrededor de 500,000 palabras pero el angloparlante medio usa unas 2,000. O sea, el 0.5%.

Y las palabras que más se usan son unas 200-300 (esto seguro que en español es igual).

Pero lo más curioso es que, de ese medio millón de palabras del inglés, casi 3,000 se usan para describir emociones. Y 2/3 partes de esas palabras se usan para describir lo que consideramos emociones negativas (Toni Robinson).

Con esto te haces una idea del tipo de alimento que le damos a nuestra mente.

La cualidad de nuestra vida depende de las semillas que reguemos.
Si plantas y riegas tomates en tu huerto, eso es lo que crecerá.
De la misma manera, si riegas las semillas del odio y la ira, crecerán.
Si regamos las semillas de la paz en nuestro corazón, será paz lo que crecerá.
Cuando regamos las semillas del amor, el respeto y la paz, somos felices.
Thich Nhat Hanh

Un error común

Mientras escribo este artículo me viene a la mente mi hijo de cinco años. Cuando se enfada y le pido que respire y que observe su enfado me dice que no, porque quiere seguir enfadado.

Y, la verdad, hay veces que sigo usando palabras que me arrastran porque, admitámoslo, la sensación es agradable. Igual es porque, en nuestra cultura, consideramos que somos «pasionales», y que eso de dejarse llevar por las emociones nos define. La cuestión es que a veces ese calor incendiario me da un impulso que agradezco.

O tal vez sea, simplemente, que también la ira nos puede movilizar cuando lo necesitamos.

meditador

Lo que quiero decir es que no intento, con este artículo, hacerte pensar que debes ser un Buda perfectamente ecuánime en cada momento de tu vida, sino tal vez, que puedas elegir cuándo dejarte llevar por esas emociones poderosas y cuándo es mejor dejarlas ir.

Ejercicio de meditación: La importancia del lenguaje

Después de todo lo que hemos hablado, me parece importante que tengas la oportunidad de probarlo. Porque creo que, como yo, te quedarás fascinado al descubrir el nivel de intensidad con el que reaccionamos a las palabras que utilizamos.

Como te digo en este ejercicio de meditación, prueba a escucharte hablar en tu cabeza. Ese crítico interno es el que suele usar el peor lenguaje posible contra ti.

Y, curiosamente, suele ser el que mejor se esconde. Así que es importante escuchar atentamente.

Espero que este ejercicio te resulte útil, y que me cuentes cuál ha sido tu experiencia.

Rumi

Créditos imágenes; monje

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Responsable: Natalia Berlanga Pamies
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Bluehost (proveedor de hosting de nataliaberlanga.com) fuera de la UE. La Política de Privacidad de Bluehost se puede encontrar aquí. 
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.
Lee la política de privacidad 

Comparte conmigo

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas. 

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.