Meditacion y mindfulness

Lógica y emociones

by

Nota: En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides comprar alguno de esos productos siguiendo el enlace en esta página, me llevaré una comisión y estarás ayudando a mantener este blog. ¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

«Un ser humano es una parte del todo, llamado por nosotros “Universo”, una parte limitada en tiempo y en espacio. Él se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sensaciones como algo separado del resto-una especie de ilusión óptica de su consciencia. Esta ilusión es una especie de prisión para nosotros, que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto por unas cuantas personas cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión al ampliar nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie es capaz de lograr esto por completo, pero el esfuerzo por tal logro es en sí mismo parte de la liberación y una base para la seguridad interna».

Albert Einstein

Me fascina esta cita porque, a lo largo de mi vida, siempre he sentido una reticencia en mí a aceptar el camino espiritual que tiene que ver con no estar siendo «objetivo».

Creo que nos pasa a muchos, ¿no? Hemos aprendido que la Ciencia debe ser nuestra guía, que somos seres racionales, que ser emocionales es no tener control.

Pero aquí el mismísimo Einstein, ese que supo entender los agujeros negros, ese que fue capaz de ver la correlación entre tiempo y espacio antes que nadie, habla en términos lógicos de la ilusión de la mente, de la necesidad del ser humano de conectar con ese todo al que pertenece, el Universo.

No somos tan racionales

También en torno a esta idea de que somos seres racionales por encima de todo, que es este pensamiento lógico el que nos aparta del resto de los animales y de esta demonización de las emociones (porque las contraponemos a la lógica y la razón) hay un estudio muy interesante del Dr John D-Haynes, director del centro avanzado de neuroimagen en Berlín, en el que se demostró que el cerebro toma decisiones emocionales antes de que nuestra mente crea tomar una decisión racional.

Es decir, que todas nuestras reacciones son emocionales, aunque nuestro cerebro tenga a bien permitirnos creer que lo hacemos desde la lógica.

Qué aporta la meditación

Pues en mi opinión, y dado que la meditación nos permite observar las emociones y los pensamientos sin juzgarlos y sin apegarnos a ellos, nos ofrece la posibilidad de ser testigos de esa relación entre ambos, maravillarnos con la forma en la que nuestra mente percibe, siente, reacciona y piensa, sin aferrarnos a la idea de que «ser emocionales» o «ser lógicos» nos define o nos separa del resto.

La sombra

En última instancia la mayor parte de nuestro sufrimiento viene del hecho de rechazar partes de nosotros y enviarlas a lo que Carl Jung llamó La Sombra.

Echamos a esa parte de la mente (el subconsciente) que no queremos mirar (de ahí que sea una sombra) todo lo que rechazamos de nosotros mismos, como si no viéndolo hubiera desaparecido.

El sufrimiento viene porque, evidentemente, no se ha ido a ninguna parte y sigue recordándonos su presencia, aunque no queramos escucharlo.

Observar con compasión

La meditación te permite sentarte compasivamente y observar esas partes de ti que no quieres ver. Esas emociones que rechazas y esas creencias o pensamientos que justifican su rechazo.

Con esa distancia, con ese cariño, podemos caminar hacia el punto en el que todos nuestros miedos e incomodidades conviven en nosotros porque son solo partes de nuestra mente, no nos definen.

Dejamos de ser irritables para estar irritados, ya no somos egoístas sino que hay algo que nos cuesta compartir.

A medida que observamos que cada emoción, sensación y pensamiento pasan por nuestra mente como nubes en el cielo, dejamos de indentificarnos con ellas y nos damos cuenta de que no somos esas nubes.

Somos el cielo abierto, infinito, luminoso, sobre el que flotan.

Rumi
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Responsable: Natalia Berlanga Pamies
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Bluehost (proveedor de hosting de nataliaberlanga.com) fuera de la UE. La Política de Privacidad de Bluehost se puede encontrar aquí. 
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.
Lee la política de privacidad 

Comparte conmigo

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas. 

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.