Meditacion y mindfulness

Metta-El corazón sabio

by

Nota: En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides comprar alguno de esos productos siguiendo el enlace en esta página, me llevaré una comisión y estarás ayudando a mantener este blog. ¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Amor Universal es la habilidad de ver la humanidad en la gente que no conocemos y el dolor en las personas que consideramos difíciles.
— Sharon Salzberg

Metta, en Pali ( Maitri en Sánscrito) significa benevolencia, la búsqueda activa en el bien del otro.

En inglés lo llaman Loving-kindness (algo así como amabilidad amorosa) y en español se ha traducido como Amor Universal.

Meditación Metta

La meditación metta es una práctica que se centra en el desarrollo del amor incondicional hacia todos los seres vivos.

A nivel práctico se trata de repetir una serie de frases (parecido a la meditación con mantras, aunque estos últimos suelen ser sonidos). El objetivo de estas frases es, como hemos dicho, el de desarrollar el amor incondicional.

Aunque estas frases se pueden adaptar al gusto del meditador, son del estilo de:

  • Deseo que estés bien
  • Que estés sano
  • Te deseo felicidad

Amor hacia uno mismo

Tradicionalmente la meditación metta empieza ofreciéndose amor a uno mismo (deseo ser feliz, que yo esté sano).

Pero, como dice Jack Kornfield, en nuestra sociedad tenemos problemas para ofrecernos compasión y amor a nosotros mismos. En cierto sentido nos sentimos egoístas.

Una relación sin esfuerzo

Ya que este tipo de meditación pretende que centremos nuestra atención en lo que es más fácil, se propone empezar por alguien a quien nos resulte fácil amar.

Suele ser un niño, un amigo o incluso una mascota. Alguien cuya relación no nos suponga ningún esfuerzo.

Una relación neutra

Después elegimos dirigir nuestros mensajes a alguien que no nos produce emociones intensas.

Por ejemplo, alguien a quien vemos habitualmente en el autobús pero con quien no hablamos, o el frutero, o el vecino que nos da los buenos días pero que no conocemos bien. Una relación neutra.

Relaciones intensas

Pasamos entonces a elegir a alguien con quien tengamos una relación más complicada. No deberíamos elegir a la persona que nos produce más rechazo en todo el universo (al menos no para empezar) sino alguien con quien tengamos algún roce.

Quizás alguien del trabajo con el que tengamos algún conflicto, o alguna persona con la que no nos llevemos excesivamente bien.

Y luego vamos nosotros

Entonces es cuando pasamos a dirigirnos a nosotros mismos esas frases.

En ocasiones, si aún nos es difícil aceptar el mensaje de amor, podemos practicar una visualización llamada «el círculo del amor», en la que imaginamos a aquellas personas que son importantes en nuestras vidas, o a las que respetamos (parejas, hijos, abuelos, o hasta mentores, o figuras que no conocemos pero que nos producen un gran respeto),

Una vez que nos los imaginamos, son ellos los que nos dicen esas palabras, y tratamos de observar cuidadosamente sus expresiones.

Otra versión

También puedes practicar que aquella persona que has elegido para casa una de las fases de esta meditación te devuelva tus mismos mensajes. Es muy poderosa la experiencia de tener a alguien que sabes que te quiere diciéndote que desea tu felicidad.

¡Y no olvides observarte! Cómo te hace sentir, cuál es la reacción de tu cuerpo, ese darse cuenta es la clave de la Consciencia.

Amor Universal

Qué es el amor universal

El amor universal es el tipo de amor desinteresado que no tiene que ver con recibir nada del otro.

No sientes amor o deseas el bien del otro para conseguir algo para ti, sino simplemente porque deseas que el otro sea feliz. Este amor no está asociado al miedo, o la dependencia pero, según Buda, es la esencia misma de la vida.

Es muy fácil, en cualquier relación, perderse en las necesidades propias y asociarlo al amor.

Pensar, por ejemplo: «Si me quisieras, harías esto por mí».

O; «Necesito que me quieran para estar completo».

No puede haber amor mientras nuestras mentes deseen del amor ciertas cosas o le exijan que actúe de una manera determinada.
–Jiddu Krishnamurti

Esto nos pasa porque confundimos la emoción de «estar enamorado», el sentir amor, con el ser amor.

Enamoramiento

La emoción del amor, como cualquier otra, es temporal. Y aunque hay muchos estudios sobre qué pasa en el cuerpo cuando nos enamoramos, existe otro tipo de amor que viene desde otro lugar y que no está limitado a las restricciones de nuestro cuerpo biológico.

Es ese amor que te pilla totalmente desprevenido cuando miras a alguien a quien quieres hacer algo totalmente ordinario. Y te inunda una sensación de amor tan grande que crees que podrías ahogarte en él.

No dura mucho, porque tendemos a suprimirlo con pensamientos, quehaceres o expectativas. 

Pero esos momentos son atisbos a tu verdadera esencia. Instantes en los que tu vulnerabilidad, esa que consideras tan frágil y te esfuerzas en esconder, te muestra quién eres realmente.

Conexión

Jack Kornfield dice que el amor es un misterio. Parte de la explosión que creó el universo, que sólo desea volver a ser uno. Y ahora somos pequeños fragmentos de ese amor que quiere volver a conectarse.

La necesidad de conectar es la necesidad de sentir que no estamos solos. Y esa es una necesidad básica del ser humano.

Y es tan intensa que nos aterroriza la posibilidad de no conectar, de sentirnos solos.

Hasta el punto de crear barreras en un intento por protegernos.

Por eso sentimos que nuestra vulnerabilidad es una debilidad. Por eso la protegemos con todo tipo de ideas y de rechazos que nos separan. Y nos convencemos de que, en realidad, estamos bien como estamos, solos.

Soledad

Por supuesto, esta soledad no es la que se experimenta cuando no tienes pareja o cuando te quedas solo en casa por primera vez en semanas. Es una sensación de soledad mucho más íntima, que se puede experimentar incluso estando rodeado de gente. Porque no se cura estando físicamente con alguien, sino conectando a otro nivel.

Por eso, la única manera es ser vulnerable. Y comprender que ese es, en realidad, nuestro super poder.

Que sólo desde el corazón abierto, desde la vulnerabilidad, podemos experimentar la verdadera felicidad y que nuestro corazón, nuestra consciencia, ese polvo de estrellas del que hablaba Jack Kornfield, puede sostener todo lo que venga, incluso aunque duela.

Respeto

Cuando Jack Kornfield habla sobre la meditación metta, hace hincapié una y otra vez en la palabra respeto. Considera que la cualidad fundamental de este tipo de práctica es esa, la de ofrecer nuestro amor mediante el respeto. Y es muy interesante observar cómo nuestras reacciones y nuestras intenciones cambian cuando repetimos nuestras frases desde el aburrimiento, el desinterés, el rechazo a aquello que sentimos (por ejemplo cuando nos imaginamos a alguien que no nos cae bien), o incluso desde la pasión y la amistad, a cuando lo hacemos desde el respeto. Respeto hacia la otra persona y hacia nosotros mismos y nuestra experiencia, sea cual sea.

Como dicen en yoga: namasté. Honro la divinidad que está en ti. Y por tanto reconozco la divinidad que está en mí, y que nos une.

Cuando era más joven, hice karate durante unos años. Mi maestro era de la vieja escuela, de los que consideran el karate como una forma de vida, y no como un deporte. Y daba mucha importancia a las tradiciones y los rituales.

Cuando te acercabas a un cinturón más alto, o cuando practicabas combate con él o ella, no podías mirarle directamente a los ojos. Era una muestra de respeto a su sabiduría.

Cuando un compañero conseguía romper tus defensas y un golpe entraba, en lugar de enfadarte dabas las gracias por la oportunidad de aprender. Porque sabías que no lo había hecho para humillarte, sino para ayudarte a aprender.

Es muy curioso descubrir cómo y dónde hemos aprendido cada uno de nosotros a respetar. Especialmente cuando hemos tenido que dejar de lado creencias que nos han definido hasta ese momento. Y entonces aprendemos a acercarnos con respeto a algo que antes temíamos.

Por qué necesitamos practicar Metta

Vivimos en una época en la que parece que todo refuerza la idea de «nosotros vs. los demás». Nuestra cultura, nuestras ideas políticas, nuestras necesidades…

Las redes sociales están siendo utilizadas para orientar su contenido a aquello que nos interesa más de manera individual, reforzando la sensación de que lo que cada uno piensa es la única verdad.

Es importante comprender cómo nos afecta esto, porque refuerza los miedos de la mente, da alas a las historias que nos contamos sobre nosotros mismos, sobre nuestra identidad, sobre la importancia de definirnos.

Nuestra mente da sentido al mundo en base a la información que le llega y crea su experiencia de la realidad con esos datos. Así que el tipo de información con que la alimentamos determina el mundo que vivimos.

Además, los mensajes cada vez están más cargados de ira.

Esto hace prácticamente imposible la empatía. ¿Cómo vas a comprender al señor al que le gustan los toros, si es el único en todo el universo que no se ha dado cuenta de que es una barbaridad?

Pero esa imposibilidad de comprender al otro nos aísla aún más.

La práctica

Que alguien te ame te da fuerza, pero amar a alguien te da coraje.
~ Lao Tzu

Esa es la clave, ¿no te parece?

La práctica del Amor Universal trata de cultivar el amor como un músculo, una herramienta que pone en entredicho nuestra tendencia a ver a la gente (incluidos nosotros mismos) como elementos desconectados, estáticos y rígidos, aislados unos de otros.
Sharon Salzberg

No es ninguna tontería, la verdad. Supone observar y poner nuestra intención en cambiar todas las ideas preconcebidas que tenemos sobre nosotros mismos y el mundo.

Y, sin embargo, por muy difícil que nos parezca eso de despojarnos de todo lo que forma nuestra identidad, sabemos que es la única manera de ser feliz. Porque lo contrario, el alimentar estas ideas de quiénes somos, nos aísla y nos separa del resto. Y perdemos eso que ansiamos más que nada en el mundo, conectar. Pertenecer.

Meditación de la Compasión

Aquí te dejo una meditación de la compasión en la que se utiliza prácticamente la misma estructura de la que te he hablado. En ella te doy ideas de qué frases usar, aunque puedes elegir las que mejor se ajusten a tus necesidades.

Meditación Metta

Pero si quieres meterte más de lleno en faena, aquí tienes una meditación guiada más completa, basada en la meditación básica, en la que incluyo además la estructura completa de la meditación Metta.

Para esta meditación es importante recordar que no necesitas copiar las frases que te propongo, puedes elegir y cambiar las que se ajusten a tus necesidades en cada momento.

Espero que te sirva.

Rumi
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Responsable: Natalia Berlanga Pamies
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Bluehost (proveedor de hosting de nataliaberlanga.com) fuera de la UE. La Política de Privacidad de Bluehost se puede encontrar aquí. 
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.
Lee la política de privacidad 

Comparte conmigo

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas. 

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.