Meditacion y mindfulness

Mindfulness para niños

by

Nota: En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides comprar alguno de esos productos siguiendo el enlace en esta página, me llevaré una comisión y estarás ayudando a mantener este blog. ¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Como madre, cada vez que experimento algo que supone un beneficio en mi vida (o un aprendizaje que siento importante) siento la necesidad de transmitirlo a mis hijos.

Pero a veces hay que tener cuidado con estas cosas, porque intentamos que aprendan por nuestra experiencia, y se nos olvida que, en muchas ocasiones, las mejores lecciones se aprenden viviéndolas uno mismo.

Una puntualización

En primer lugar quiero dejar claro que, cuando hablo de Mindfulness en este artículo, hago solamente referencia al estado de Consciencia o Atención Plena. 

«La conciencia que emerge al prestar atención a propósito, en el momento presente, y sin juzgar lo que surge en la experiencia momento a momento», según lo define Jon Kabat-Zinn.

Es decir, nos referimos a qué beneficios tiene trabajar la presencia con niños y qué podemos hacer para promoverla, sea cual sea el tipo de meditación o ejercicio que se use.

Metta en los niños

A medida que conocemos más del funcionamiento del cerebro, vamos aprendiendo qué es lo que necesitamos para ser más felices

Y, si una cosa queda clara es que la felicidad no la consigues fuera, sino dentro de ti.

Una de las cualidades más importantes es la compasión y lo que los budistas llaman «metta», que traducimos al español como «amor universal».

«Puedes buscar en todo el universo y no encontrarás a nadie más digno de amor que tú mismo »
–Proverbio budista

Metta es un tipo de práctica en la que se visualiza a personas con las que tenemos diferentes tipos de relación y abrimos nuestro corazón para ofrecerles nuestro amor.

Es una práctica con una poderosa capacidad transformadora(Si te interesa probarla, aquí puedes encontrar un ejemplo).

En el caso de los niños, y como sugiere el budismo y la ciencia parece empezar a confirmar, el Amor Universal es una cualidad con la que vienen de serie.

O sea, que nuestra naturaleza es “buena”. Richard Davidson lo define así:

«Cuando uso la frase bondad innata básica me refiero a la propensión que muestran los niños muy pequeños y que se refleja en su preferencia por interacciones cooperativas, altruísticas y amables, en lugar de aquellas que son más agresivas o egoístas. Y cada vez hay más evidencia científica que apoya esta idea».

Según Davidson la cuestión es que esta tendencia del ser humano se puede o no desarrollar, de la misma forma que nacemos con la tendencia a hablar pero, si no nos rodeamos de gente que nos hable, no desarrollamos esa capacidad.

Qué dice la Ciencia

Empiezan a aparecer datos que sugieren que las prácticas de consciencia con niños y adolescentes pueden aportarles herramientas muy útiles en su desarrollo.

De todas las fuentes que puedo encontrarme a este respecto, la que me da más confianza es el Centro para las Mentes Sanas (Center for the Healthy Minds). El objetivo de este centro perteneciente a la Universidad de Madison, en Wisconsin, es el de investigar todos los aspectos del bienestar.

Su fundador, Richard Davidson, se inició en los ´70 en la meditación, y lleva todos estos años tratando de explicar por el método científico los beneficios que experimenta en su propia persona.

Neuroplasticidad

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de reorganizar las conexiones neuronales para ser más energéticamente óptimo.

O sea, para ahorrar energía, descartamos lo que no usamos y reutilizamos lo que sí.

En ese sentido, cada vez que repetimos un comportamiento, se refuerza la conexión entre neuronas que el cerebro ha asociado a ese comportamiento (como si trillasemos un camino por el que vamos cada día)

Por eso, cada vez que haces algo nuevo, obligas a tu cerebro a crear nuevas conexiones, lo que lo mantiene joven.

Y por eso también, es tan difícil romper con un hábito.

En el caso de los niños, y debido a que están aprendiendo a marchas forzadas, su cerebro crea nuevas conexiones cada día, y abandona antiguas también cada día porque no ha tenido tiempo de reforzar demasiado ningún comportamiento.

desarrollar en los niños la Consciencia puede hacerles más felices
Imágen de Đàm Tướng Quân

Etapas sensibles

En el desarrollo del ser humano hay etapas que son especialmente sensibles para el cerebro.

Entre 0 y 2 años, entre 4 y 6 años y en la pubertad.

Eso no quiere decir que lo que haya ocurrido en esas etapas no se pueda moldear con la plasticidad neuronal, pero las investigaciones indican que los hechos ocurridos durante esas etapas tienen más fuerza que en otras.

Beneficios de la práctica en niños

Aunque aún es pronto para tener datos definitivos, los estudios disponibles parecen indicar que los niños que practican ejercicios de Mindfulness presentan los siguientes beneficios;

  • Mejor capacidad de atención
  • Más empatía (muestran más generosidad con sus compañeros)
  • Mejor autocontrol y resiliencia (es decir, controlan más sus reacciones y se recuperan antes de la frustración, el dolor, etc)
  • Más creatividad y curiosidad.
  • Sacan mejores notas. (He de decir que este titular me molesta un poco. Me parece limitante definir a una persona sólo por sus resultados académicos. Pero, con todos los demás beneficios, los niños están más relajados y dispuestos a aprender, lo que favorece sus notas)

Ejemplos de ejercicios

Te dejo una lista de ideas del Centro para las Mentes Sanas. Ten siempre en cuenta que cada persona es diferente, y debemos adaptar cualquier ejercicio al nivel de desarrollo del niño. Pero todas estas ideas son muy genéricas y puedes probarlas y ver cómo te funcionan:

  • Definir un lugar en casa (ya sea un rincón, un sillón, o una habitación entera) en el que podáis reuniros para relajaros y estar en silencio.

Suena bien. No lo he probado y no sé cómo conseguir que mis hijos se estén callados. ¡Pero todo es cuestión de probar!

  • Presta atención con curiosidad y atención.

Éste sí lo practicamos en casa. Es muy fácil hacerlo cuando salimos a dar un paseo. Nos paramos, cerramos los ojos y escuchamos los sonidos. Tratamos de definir qué son y de dónde vienen. A mis hijos les encanta. Y, en cuanto empiezan a aburrirse, podemos seguir paseando otro poco y volver a hacerlo más adelante.

También puedes hacerlo al comer, o tomar un café o un cola-cao.

Con niños lo mejor es que sea simple, así que prueba a pedirles que piensen en alguien a quien quieran y que les manden mensajes de cariño. Pueden imaginárselos delante de ellos y decirles; «Deseo que seas feliz». 

Al hacer este ejercicio, es importante parar un segundo y prestar atención a cómo nos hace sentir, y preguntarles en qué momento creen que puede serles útil (por ejemplo, cuando están enfadados con ese niño. Si hacen entonces este ejercicio, el enfado se evapora y la compasión toma su lugar).

Y ahora, de mi propia cosecha;

  • La manera más sencilla de empezar es con cuentos. Pasad un rato juntos y dedícales toda tu atención.
  • Practicar gratitud.

En este blog tienes un montón de ejemplos de cómo hacerlo; diario de gratitud, despertar a la gratitud, durante la comida o el de la tarde… ¡será por ideas!

Mindfulness en adolescentes

Tanto si tu hijo aprendió Presencia de niño como si lo hace en su adolescencia, es evidente que todas las características del mindfulness pueden ayudarle durante su evolución a la edad adulta.

Pero todos sabemos que los adolescentes son «un poco diferentes», ¿verdad?

Resiliencia

Una de las características más interesantes de la práctica de la compasión es que nos hace más resilientes.

La resiliencia es la capacidad de recuperarnos de una situación en la que hemos perdido el equilibrio. 

Si hablamos de equilibrio emocional, sería una situación estresante o en la que nuestras emociones toman el control.

Los adolescentes están sometidos a un nivel de exigencia enorme, tanto en el entorno educativo como a nivel social.

Y todo eso en un momento especialmente sensible en el desarrollo de su cuerpo y su mente, un momento en el que ese equilibrio es particularmente difícil. 

Por eso pueden beneficiarse de la meditación, ya que les ofrecer herramientas que puedan usar para manejar ese estrés. 

Los circuitos cerebrales importantes para el aprendizaje socio-emocional interactúan con los circuitos que son importantes para el aprendizaje cognitivo. Por lo tanto, si uno está ansioso, estresado o emocionalmente desequilibrado, esto tiene consecuencias negativas en los circuitos para otros tipos de aprendizaje.
– Richard Davidson

Enseñar a un adolescente a reconocer, aceptar y navegar sus propias emociones es una de las mejores maneras de ayudarle a convertirse en un adulto sano y, potencialmente, feliz.

Empatía en adolescentes

Un estudio reciente parece indicar que los adolescentes empatizan de manera diferente a los adultos.

Los adultos somos capaces de dominar dos vertientes diferentes de la empatía;

  • Podemos comprender intelectualmente por qué el otro se siente así.
  • Podemos sentir la misma emoción que siente el otro.

Sin embargo, los adolescentes parecen ser más capaces de comprender las razones por las que la otra persona siente esas emociones, pero no tanto ponerse en los piés del otro.

Eso no quiere decir que no puedan sentir nada, sino que, cuando lo hacen, cuando se ponen en los pies del otro, se equivocan más.

Prácticas con adolescentes

Teniendo en cuenta el desarrollo intelectual de los adolescentes, su capacidad para realizar una meditación de iniciación es más que sobrada.

El ir entrando en contacto con sus pensamientos, con el ritmo de la respiración (tanto con una meditación como con un ejercicio sencillo), con su propio cuerpo en un escáner corporal, o con la impermanencia de cualquier experiencia puede ayudarles ver las cosas con más perspectiva.

También se puede practicar de manera fácil el Amor Universal y la compasión, con un diario de gratitud, o enviando cartas o mensajes a personas que sabemos que necesitan un poco de apoyo o, simplemente, pensando en ellas y deseando que sean felices y estén bien.

Como ves, cualquier ejercicio que practiquemos con niños o con adultos se puede adaptar para que lo realicen adolescentes, simplemente permitiéndoles que lo desarrollen más o menos en función de su propio momento personal.

Rumi
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Responsable: Natalia Berlanga Pamies
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Bluehost (proveedor de hosting de nataliaberlanga.com) fuera de la UE. La Política de Privacidad de Bluehost se puede encontrar aquí. 
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.
Lee la política de privacidad 

Comparte conmigo

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas. 

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.