Meditacion y mindfulness

Sonidos en el campo

by

Nota: En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides comprar alguno de esos productos siguiendo el enlace en esta página, me llevaré una comisión y estarás ayudando a mantener este blog. ¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest
ejercicios mindfulness para niños

Centrar nuestra atención en los sentidos nos ayuda a anclarnos al momento presente y a desarrollar nuestra capacidad de concentración.

Atención plena en niños

Cuando tratamos de desarrollar mindfulness con niños solemos encontrarnos con que nos resulta difícil hacer que se concentren.

Sobre todo, como padres o adultos en la vida de nuestros enanos, debes recordar que la «aceptación» es una cualidad que también se trabaja. ¡Así que aprovecha la oportunidad!

Cómo dice Jack Kornfield:

«Sin juicio, sin lucha. Solamente traélo de vuelta. Trae al cachorro de vuelta».

Él se refiere a la atención durante la meditación formal. Dice que, de la misma forma que entrenas a un cachorrillo a hacer pis en los periódicos (sin enfadarte porque entiendes que no sabe hacerlo mejor) traigas de vuelta tu atención a la respiración cuando te distraigas.

Pero a mí me ayuda mucho con mis hijos.

De hecho, lo he convertido en mi propio mantra…

«Trae al cachorro de vuelta… Ommm…»

meditador
Icono https://icons8.com

Así que acepta lo que venga. Intenta no esperar nada, excepto disfrutar de lo que ocurra (y reconozco que esto es mucho más fácil de decir que de hacer).

Gratitud

Siempre volvemos al trabajo de la gratitud, pero es que ¡tendemos a olvidar tan fácilmente las cosas maravillosas que nos rodean!

Este ejercicio en concreto tiene muchas razones para estar agradecidos:

  • Vais a pasar tiempo juntos.
  • No habrá nada que interrumpa vuestra atención (ni tablets, ni móviles ni, evidentemente, cascos con música).
  • Empezaremos a apreciar la belleza del silencio (si tienes niños pequeños sabrás a qué me refiero con lo de «la belleza»).
  • Descubriremos cosas que nos habían pasado desapercibidas.
  • Nos daremos cuenta de lo maravilloso que es este hogar en el que habitamos y lo importante que es cuidarlo.

Recomendaciones

  • El ejercicio que te presento hoy es un juego. Y es importante que te lo tomes como tal. Así todos podréis disfrutarlo más y… ¡estar más agradecidos aún!
  • Una razón muy importante por la que este juego gusta a los pequeños es porque implica tener toda la atención de los mayores. Hazlo con ellos. Cierra también tus ojos y esfuérzate en localizar cuantos más sonidos mejor.
  • Otra cosa; Será mucho más fácil si estáis en un lugar alejado de los coches. Si, encima, sois urbanitas, los sonidos del campo sorprenderán aún más a los enanos de tu vida.
  • Si decidís, en lugar de centraros en los sonidos, buscar hojas, por ejemplo, podéis usar apps para aprender sobre ellas. A qué árbol pertenecen, si son autóctonas, si se las ha comido algún insecto, qué tipo de insectos, etc.

Adolescentes

Pasar tiempo en la naturaleza ayuda a regular el organismo y reducir el estrés. ¿Sabes que, hasta tiene que ver con la miopía? El ojo se atrofia porque cada vez forzamos menos la vista en espacios abiertos.

Creo que estaremos todos de acuerdo, nuestros adolescentes pasan demasiado tiempo entre cuatro paredes (Y no sólo ellos, ¿verdad?).

Si tienes un adolescente en tu vida este puede ser un ejercicio muy interesante para iniciar conversaciones o puede negarse en redondo a participar.

En ningún caso es beneficioso obligar a nadie, claro. Pero pasar tiempo juntos y lejos de la tecnología será siempre una experiencia positiva para ambos. Como en el caso de los niños (y, para qué vamos a engañarnos, el de los adultos también), cuánto más se convierta en una rutina, más fácil será que lo acepten y que empiecen a participar.

Antes de terminar

El objetivo del ejercicio es entrenar la mente. La entrenamos para tener herramientas que nos sirvan más adelante.

Por eso es importante, al abrir los ojos y después de sentir nuestro agradecimiento (para estar abiertos a la compasión) que hablemos de qué hemos observado en nosotros mismos.

Lo mejor en estos casos es que empieces tú, hablando de tu propia experiencia.

Puedes decir, por ejemplo, algo así;

«Me he dado cuenta de que, después de concentrarme un ratito, mi mente se tranquilizaba. Como si también estuviera escuchando».

«Me ha resultado agradable notar mi mente tan calladita. ¿A vosotros os ha pasado lo mismo?»

«¿Hay alguna situación en la que os gustaría que vuestra mente se callara un rato? Por ejemplo, si tenéis miedo, o sentís vergüenza, o cuando necesitáis dormir y no podéis».

Estar en la naturaleza es acceder a nuestra consciencia

Un plan de acción

Ya te digo que si no estáis en modo juego, cuando lleguéis a esta parte tus enanos no querrán hablar de cuándo puede serles útil.

O, es posible que sean demasiado pequeños o que, por haberlo practicado poco, no se les ocurra nada. Como siempre te digo, está bien así. Cuanto más lo habléis y juguéis (recuerda que puedes hacer versiones con todos los sentidos y en cualquier lugar) y más te escuchen a ti hablar de tus propias experiencias, más irán participando.

Pero, si están por la labor, una cosa que podéis hacer es imaginar que estáis en una situación en la que necesitáis calmar la mente y qué haríais.

Recuerda mantenerlo como un juego. Lo importante no es que lo hagan bien sino que recuerden, cuando llegue el momento, que esa herramienta está disponible.

Sonidos en el campo

Te dejo con ello. Espero que lo disfrutes.

¡Ah! Y cuéntame en los comentarios cómo te ha ido o cuál es vuestra versión favorita de este juego.

Sonidos en

Sonidos en el campo

ejercicios mindfulness para niños

Campo

reloj de meditacion

Duración

Lo que dure el paseo

Qué Trabajamos

Focalizar la atención, autoconsciencia, compasión, aceptación

Recomendación

Intenta elegir un lugar alejado de coches para que sea más fácil escuchar otros sonidos

check list

Qué necesitas

  • Salir a pasear.

Pasos

  • Para de vez en cuando durante el paseo.
  • Pide a tus niños que se paren también, que se queden quietos y cierren los ojos.
  • Diles que escuchen con atención durante un minuto.
  • Al terminar, compartid qué sonidos habéis escuchado.
  • Puedes pedirles, si les resulta difícil mantener la concentración, que te digan de dónde vienen los sonidos. Sólo tienen que señalar, manteniendo el silencio. Eso les ayudará a sentir que están participando en algo en lugar de sentir que están haciendo una actividad individual.
  • Dedicad un momento a sentiros agradecidos por tener la oportunidad de haber escuchado tantas cosas, y haber participado en la vida de los animales que producen esos sonidos.
  • Puedes repetir esta pequeña parada tantas veces como quieras durante vuestro paseo.

¿Cuántos sonidos habéis reconocido? ¿Podéis identificar qué o quién los hacía? ¿Y de dónde venían?

¿Os habéis dado cuenta de que, cuando escuchamos atentamente, nuestra mente parece quedarse quieta también escuchando?

¿En qué otro momento creéis que podríais usar este juego para que vuestra mente se quede quieta? ¿Tal vez algún momento en el que parece nerviosa y no os deja concentraros? 

Como siempre recuerda que no hay respuesta correcta. No tienes por qué sentirte diferente, solo necesitas darte cuenta.

meditador

Variaciones

He basado este ejercicio en escuchar porque es fácil y no requiere nada especial, pero se puede adaptar a cualquier otro sentido.

Si estáis en un lugar donde haya algo con mucho detalle, podéis trabajar la vista (como se hace en los cuentos de «¿Dónde está Wally?»)

El gusto también es fácil de practicar, con cualquier comida o bebida.

Para el tacto, en el mismo paseo podéis probar a cerrar los ojos mientras acariciáis el tronco de diferentes árboles u hojas. Puede estar bien, en otoño, tocar las hojas secas y las que aún están en el árbol y notar la diferencia.

Como ves, sólo se trata de prestar atención a algo en concreto de nuestra experiencia del momento y observar cómo nos sentimos.

Confía. Observa. Escucha desde el Corazón.

Rumi

¿Quieres compartir cómo vive tu familia este ejercicio? Cuéntame en los comentarios, aprendamos todos juntos.

Créditos de imágenes: Iconos: ID 122002433; 122002410; 122002442; 122002326 de © Pressureua | Dreamstime.com. BombillaDesigned by Rawpixel.com MeditadorDesigned by Dooder

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Responsable: Natalia Berlanga Pamies
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Bluehost (proveedor de hosting de nataliaberlanga.com) fuera de la UE. La Política de Privacidad de Bluehost se puede encontrar aquí. 
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.
Lee la política de privacidad 

Comparte conmigo

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas. 

Suscríbete

Responsable: Natalia Berlanga Pamies 
Finalidad: Gestionar tu solicitud
Legitimación: Consentimiento del interesado 
Destinatarios: Los datos que me facilitas se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing, Active Campaign, cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y sujeta al EU Privacy Shield.
Derechos: acceso, limitación, rectificación y supresión de los datos si así lo deseas.